//
estás leyendo...
Burri

Otro premio a la especulación

El viernes pasado nos enteramos en una rueda de prensa histórica en España (por el seguimiento internacional, conexiones en directo de gran parte de las televisiones públicas europeas) de que una de las medidas de impacto en la nueva ronda de recortes es una amnistía fiscal para combatir contra el fraude, que se lleva según los técnicos de Hacienda 59.515 millones de euros de las arcas públicas. Por comparar, el ahorro que se espera con esta oleada de medidas y recortes son 27.000 millones de euros.

Por eso era especialmente urgente que se pusiera coto a esta auténtica sangría. Un Gobierno económicamente liberal nunca va a moverse cómodo en estas medidas, igual que en otras ya impuestas por la UE como la limitación de los cobros en efectivo. Pero la necesidad inmediata de dinero por parte del Estado les ha llevado a afrontar este problema de forma cortoplacista y enmarcada en una profunda decepción moral, democrática y de justicia social. ¿Cómo funciona la amnistía fiscal? Hasta el 30 de noviembre (previsiblemente se alargarán los plazos) una persona y/o empresa que haya incumplido en su deber de pagar impuestos podrá hacer “emerger” esas rentas no declaradas pagando un 10% sin riesgo a sanciones ni intereses por el retraso. En el caso de las empresas que cotizen en paraísos fiscales, podrán recogerse en el sistema fiscal español pagando tan sólo un 8%, significativamente menos que el Impuesto de Sociedades (30%) para las empresas que han cumplido con su deber. Con esta medida se pretenden recaudar de forma sencilla unos 3250 millones de euros. Se conocerán más detalles el martes. Alemania e Italia ya han introducido esta medida, que en España ha tenido lugar otras dos veces en democracia. La última en 1991, con Felipe González prometiendo que iría de la mano de un endurecimiento de las sanciones cuando acabara el plazo del plan. No se llegó a saber nada de dicho endurecimiento. El viernes, Montoro también anunció lo mismo para 2013. No es difícil preveer lo que ocurrirá.

De este modo, y como tantas otras veces ha ocurrido a lo largo de estos años de desenfreno económico (Ley del Suelo, bloqueo de los avances en ventajas fiscales para el alquiler, paralización de la ley de Costas,…) premiamos en este país al especulador, al que ha contribuido a que tengamos un paro desbocado por la burbuja inmobiliaria. Castigamos con ello a la gente honrada, a los que NO han vivido por encima de sus posibilidades, que son la mayoría de los españoles.

La evasión fiscal se combate con un cuerpo de técnicos de Hacienda formado, grande y bien equipado, en colaboración con la Policía y los servicios de inteligencia y coordinado con sus homólogos europeos, con la limitación de cobros en efectivo, con la vigilancia de las transacciones en torno a las operaciones urbanísticas,… Hasta que no entendamos que las cosas se solucionan de verdad con estrategias a largo plazo volveremos a caer en las mismas piedras y seguiremos cayendo indefinidamente como sociedad avanzada y democrática.

@burriplace

Anuncios

Acerca de Burri

Estudiante de Ingeniería de Caminos para dedicarme algún día a la movilidad y planificación urbana. Mientras, involucrado en intentar contar y cambiar las cosas. El bien común, la democracia abierta y la educación crítica vencerán pronto.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: