//
estás leyendo...
Diego

Tú que estás mirando, también te están robando.

Crisis, paro, recortes y prima de riesgo son palabras que en tiempos de vacas gordas parecen lejanas pero con las que la sociedad española se ha encontrado desde que explotó la burbuja inmobiliaria en 2008. Primero, llegaron los eufemismos para evitar la palabra crisis, y luego llegó lo inevitable. Deshaucios, familias en paro, pérdida de los subsidios, emigración…

Cuatro años después el desconcierto ha sido sustituido por la incertidumbre. Grecia se tambalea en la línea entre el euro y el dracma, Italia es gobernada por un tecnócrata impuesto por la UE (al que el pueblo italiano NO ha elegido), Merkel pierde poder en Alemania ( y de momento, ya no tiene mayoría en el Senado) y Sarkozy se ha retirado de la política tras perder unas ajustadas elecciones ante François Hollande.

En España, las elecciones de Noviembre vaticinaron el “Cambio”, que se consumó en una mayoría absoluta del Partido Popular, la caída del PSOE y el ascenso de los partidos minoritarios IU y UPyD. El gobierno electo, respaldado en la mayoría absoluta ha creado sus viernes de recortes.

¿Y en qué se recorta? ¿Se persigue a los que deben millones a Hacienda? No, a esos les aplicamos una amnistía fiscal para que sólo paguen un 10% de los 25.000 millones que deben. ¿Se cortan pues ayudas públicas a la banca, tal y como dijo Rajoy que haría? Bueno, depende. Mejor nacionalizas sólo unas pérdidas de 10.000 millones de euros y así salvas del “paro” a tus familiares enchufados. ¿Y entonces si concedes ayuda a quiénes más deben… de dónde recortas? Pues mire ushté, primero les cuelo a mis votantes la trola de que la Educación pública y nuestro sistema de Sanidad (uno de los más avanzados del mundo) nos sale muy caro y así cuándo diga que subo las tasas universitarias y que en el mismo paquete doy un sablazo a la Sanidad se creen que es una solución efectiva. Y ni más ni menos que 10.000 millones de euros que me ahorro. Pero no os lo digo dando la cara, eso eran cosas de Zapatero, yo lo hago por una nota de prensa a última hora. Bueno, a última hora para vosotros porque en Alemania ya lo sabían.

Lo mejor es que con estas medidas ya casi nos hemos olvidado de la reforma laboral que abarata el despido (medida eficaz contra el paro dónde las haya), de que no cobrarán el IBI a la Iglesia y de los elefantes de Botswana que nuestro jefe de Estado se dedica a cazar mientras el paro juvenil le “quita el sueño”.

Y aquí es cuándo yo os pregunto ¿Estaís tranquilos leyendo ésto? Porque yo llevo toda la mañana resumiendo cuatro meses de gobierno popular y tengo una mala uva similar a cuándo en mayo del 2010 Zapatero traicionó a sus principios socialistas en pos de iniciar la senda de austeridad marcada por Merkozy y los bancos a la que tanta deuda deben los principales partidos políticos. Pero al rotro mes de mayo, ese sentimiendo de indignación no sólo lo sentí yo. La plataforma Democracia Real Ya convocó una manifestación para el domingo 15 de Mayo que derivó en una acampada en la Puerta del Sol de Madrid por parte de unas 40 personas la noche del 15 al 16 y en un desalojo de esa misma plaza la noche del 16 al 17. Y ese día, el 17 se difundieron convocatorias en toda España en solidaridad con los desalojados. Y el resto, es historia conocida.

Un año después, con la situación claramente peor yo me pregunto ¿Cómo hay personas que aún no se han posicionado? ¿Cómo puedes permanecer ajeno a todo cuanto pasa? Si eres estudiante tu futuro laboral pinta muy negro y tu presente universitario muy caro. Si eres trabajador, toma mucho Actimel porque como caigas enfermo tu puesto de trabajo peligra seriamente. Si eres pensionista, ¿Cómo llevas el pagar un 10% de tus medicamentos? Y si eres inmigrante ¿Qué tal sienta que a los venidos de fuera de Europa os vayan a obligar a pagar hasta un 100% de vuestros estudios? ¿Esa es la promesa de desarrollo que teníais en mente?.

Nos están machacando a TODOS. Cuándo hagan recortes no te van a preguntar a quién votaste: les va a dar igual.  Son tiempos para implicarse o morir, de protestar o buscar argumentos que respalden las medidas adoptadas (que ya os advierto que no hay). Muestra tu descontento, seas del partido que seas, del ala política que te de la gana. Abre tu mente y olvida prejuicios: los manifestantes son pensionistas, trabajadores, parados, estudiantes… Los antisistema no salen de manifestación. Los antisistema son los que se están cargando esperanzas y familias para salvarse ellos.

Es lo que hay. La felicidad de ignorar el panorama político y económico te durará hasta que su crisis llame a tu puerta. Asique ya sabes: o lees La Razón y me llamas bolchevique o me das La Razón y (por tu bien) tomas la calle.

Follow me on Twitter: @DiegoBlomkvist

Anuncios

Acerca de Diego Alonso

Haber emigrado a Francia no me ha quitado las ganas ni de crear ni de informar.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: