//
estás leyendo...
Diego

¿También es por la crisis?

Desde que el Partido Popular llegó al poder en Noviembre, cada vez que han tenido que aprobar medidas que sabían que no iban a ser bien recibidas, han utilizado siempre las mismas justificaciones: generar confianza, atraer inversores a la compra de deuda española, reducir la prima de riesgo, crear empleo… Dan los comunicados en lenguaje tecnócrata y él que no sepa de que va todo esto, necesitará recurrir a los medios para entender que se ha dicho.

El grueso de los votantes son precisamente los que dependen de un intermediario entre lo que se dice en las ruedas de prensa (escasas, por cierto) y que se está diciendo realmente. Y ahí entra el papel del periodista. Los profesionales de la información son los encargados de interpretar y traducir al ciudadano qué está ocurriendo. El problema es que se está empezando a perder la credibilidad en ciertos medios.

Si durante los últimos meses la politización de la prensa ha llegado a los límites ridículos de las portadas de La Razón, ABC y a las tertulias de Intereconomía y Telemadrid, al haber otorgado mayoría absoluta al PP los votantes les entregaron también las llaves de RTVE, la radio y televisión pública que en los últimos años se han labrado a base de trabajo y objetividad confianza y respeto por parte de la sociedad española, pero además, premios de calibre internacional.

¿Por qué peligra? Para verlo hay que retroceder un poco en la historia de RTVE, concretamente a los tiempos en los que Urdaci dirigía los telediarios. Eran años de acusaciones a la objetividad, que se vieron plasmados en una denuncia de CCOO sobre la manipulación de cifras de los participantes en la Huelga General del 20 de Junio del 2002, durante el segundo mandato de José María Aznar. Urdaci tuvo que rectificar, por lo que la falta de objetividad de su persona, de los telediarios y de RTVE quedaba demostrada. En 2004, con el cambio de Gobierno, Carmen Caffarel (militante de CCOO) sustituyó a José Antonio Sánchez Domínguez (agencia EFE, ABC, La Razón, COPE) como director general de RTVE. Sus primeras medidas en su nuevo cargo fueron, retirar los recursos sobre la denuncia por la manipulación durante la Huelga General destituir a Urdaci como director de los informativos y a José Antonio Sentís (exsubdirector de La Razón) del mando de RNE. En su lugar encargó a Fran Llorente la dirección de los telediarios y a Pedro Piqueras la dirección de RNE. Carmen Caffarel dimitió tras ver su labor cumplida en Enero de 2007. Luis Férnandez fue elegido por consenso Presidente de RTVE y dimitió en 2009. Fue sustituido por Alberto Oliart, bajo cuyo mandato TVE dejó de emitir publicidad y se sitúo líder en audiencia.

Desde el 2004 comienza una renovación de TVE, no sólo a nivel tecnológico sino a también a nivel informativo. La objetividad perdida se recuperó con creces y bajo el mando de Fran Llorente los informativos ganaron más de 200 premios tanto a nivel nacional (este mismo año el Premio Iris a mejor informativo) como más allá de nuestras fronteras (En 2009 ganó el TV News Awards al mejor informativo y en 2010 el premio Global Peace Award por cobertura de conflictos de escala internacional). Además, aparecieron nuevos formatos de programa como “59 segundos”.

En la radio, Pedro Piqueras abandonaría la dirección de RNE en 2006 tras haber conseguido su objetivo de conseguir una radio plural. Su sustituto fue Javier Arenas, quién solo estaría un año llevando el timón de la radio pública. Desde 2007 y hasta su destitución hace semanas, el director de RNE era Santiago González. “En días como hoy” de Juan Ramón Lucas ha sido durante estos años el programa estrella de la emisora. El Estudio General de Medios publicado hace unos meses mostraba como ha subido un 24,2% de audiencia respecto al año pasado, que en números se traduce en 1,4 millones de oyentes diarios. El propio Juan Ramón Lucas como tantos profesionales de RTVE en estos años, ha visto su labor recompensada con premios de alta importancia como la Antena de Oro (2011) o el premio Ondas (2011).

En resumen, han sido años de progreso en RTVE. Ha sido una cadena que sí ha sabido generar confianza, ha ofrecido productos audiovisuales de primera categoría y ha conseguido mantenerse en primera línea de audiencia a pesar de estar financiada únicamente por el Estado.

Pero desde que el PP llegó al poder, Juan Ramón Lucas y Fran Llorente han sido despedidos, Pepa Bueno y Santiago González han abandonado voluntariamente el barco en dirección a la SER y al Grupo Secuoya respectivamente. Los rumores también sitúan fuera de RNE a Toni Garrido, quién aún no sabe aún nada sobre su futuro, aunque ayer en su programa “Asuntos Propios” se despidió de sus oyentes “por si no tuviera ocasión“. En la misma situación de incertidumbre se encuentra Pepa Fernández. Una parrilla de éxito en desmantelamiento. ¿Por qué? ¿Es también necesario para la crisis destituir a periodistas de éxito?

Podría sonar extraña esta trama de conspiración, en la que el PP parece querer manipular RTVE. Sería extraña claro, si no durante los últimos meses no hubiese habido ataques por parte de los populares sobre la imparcialidad de RTVE. Cospedal cuestionó en varias ocasiones la imparcialidad de Ana Pastor (ganadora del “Premio a la Libertad de Expresión” en el 2011) que de momento sigue dirigiendo “Los Desayunos de TVE”. González Pons, otro de los líderes populares hizo gracias sobre el futuro de la presentadora en su cuenta de Twitter. Ayer mismo Miguel Ángel Rodríguez, ex-portavoz del Gobierno de Aznar publicó un polémico tweet sobre los despidos: Parece que lloran porque van a echar a los socialistas de TVE y RNE: ¡los echaron las urnas!. Primero, atacaron sin razones RTVE y ahora los cambios que están realizando son bien acogidos por aquellos que se creyeron los ataques a la credibilidad de RTVE.

Y por si no fuera poco, los mismos que atacaron en su día la objetividad, nombran ahora a Julio Somoano, ex-director de informativos en Telemadrid, sustituto de Fran Llorente al frente de los informativos. El mismo Julio Somoano que en 2005 escribió su tesis llamada Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales“. ¿Que objetividad puede aportar este hombre? Siete años después de su tesis, puede por fin poner en práctica sus estrategias en un medio público.

Así poco a poco convertirán la mejor parrilla que han tenido jamás nuestros medios de comunicación públicos en Intereconomía2. Y lo peor, es que disfrutarán de la confianza por parte de la audiencia que los mismos a los que echan crearon en la marca RTVE. Y en este caso el Gobierno, tan acostumbrado a escuchar voces extranjeras para tomar decisiones, desoye ahora todos los elogios internacionales a nuestros informativos públicos. La justificación no entiende de primas de riesgo o de confianza. Porque en este caso, como en tantos otros, no hay justificación.

ACTUALIZACIÓN 4/8/2012:

Hoy se ha confirmado el despido de Ana Pastor (líder en su franja horaria con “Los Desayunos de TVE”). Desde la publicación de la entrada el día 14 de Julio de 2012 también han abandonado sus programas Xabier Fortés (“La noche en 24 horas”) y Alicia G. Montano (“Informe Semanal”). Sus sustitutos trabajaron para Urdaci o proceden de Telemadrid. La televisión pública agoniza.

@DiegoBlomkvist

Anuncios

Acerca de Diego Alonso

Haber emigrado a Francia no me ha quitado las ganas ni de crear ni de informar.

Comentarios

10 comentarios en “¿También es por la crisis?

  1. Es cíclico Diego, cuándo entran en el Gobierno los populares echan a los trabajadores progresistas de RTVE e viceversa. Es como una tradición, aunque absursa, como muchas en este país, que piensa en lo político antes que en lo de valor. De todas formas, RTVE no podia estar sin presidente, eso sí era lógico.

    PD: Me ha gustado el artículo 🙂

    Publicado por otravezomar | 15 de julio de 2012, 18:27
    • He de decir que no sé hasta que punto se puede llamar a ciertos trabajadores de RTVE que han echado “progresistas”. Si por progresistas entiendes profesionales como Fran Llorente pues sí. Si por profesionales entiendes a gente que defendía o digamos era más flexible con el PSOE ya no sé si estoy tan de acuerdo…

      Y claro que RTVE no podía estar sin presidente pero imponer a uno no era la solución, pero claro, la mayoría absoluta era muy golosa…

      Y Diego, enhorabuena por la entrada, muy buena 😉

      Publicado por andrewblasco | 16 de julio de 2012, 16:34
  2. Buena Diego!! A ver cómo acaba esto, porque por ahora solo empezó con los cambios en radio… miedo me da el rumbo que puedan llevar a partir de ahora los Desayunos

    Publicado por El escondite de los medios | 14 de julio de 2012, 19:10
  3. Dicho con el mayor de los respetos a todos los premios que hayan recogido, a mí como particular los informativos y buena parte de la programación de RTVE de los últimos años no me han parecido ni mucho menos objetivos. Lo cual no hace que defienda la subjetividad que está por venir sino poner en duda la necesidad de gastar cantidades ingentes de dinero del erario en el Ente. Por cierto que un medio publico no debiera competir por el share y la tarta publicitaria con los privados, sino recoger los contenidos que aunque no sean rentables tengan interés cultural, social, etc.

    Publicado por Javier | 14 de julio de 2012, 18:33
    • No comparto tu opinión en cuanto a la objetividad, pero si ahora pongamos, estaba a un 50%, no quiero ni saber hasta que nivel puede llegar con estos cambios. En cuanto a lo del share, no lo he mencionado como una competencia, la televisión pública ya no compite por publicidad, sino más bien sobre una referencia al peso que tiene la televisión pública en el total de la audiencia. Espero que mi entrada al menos, si te haya parecido objetiva. Muchas gracias por comentar y por visitar el blog!

      Publicado por diegoblomkvist | 14 de julio de 2012, 19:17
  4. Totalmente de acuerdo con el análisis, muy detallado y sin duda valioso.
    Con lo que estoy menos de acuerdo es con lo de la adiencia, evidentemente por las mañanas no escucharé RNE, por las tardes escucharé música y los fines de semana la radio estará apagada. No, la audiencia que buscaba la credibilidad de estos profesionales no se va a quedar en un medio sin ella y sin ellos por muy público que sea. También hay WC públicos por la calle y tampoco los uso… es una cuestión de principios.
    Gracias.

    Publicado por todomundopeques | 14 de julio de 2012, 18:22
    • En radio el cambio es más evidente, porque todo lo que percibes es la voz pero en TVE, los que veían los telediarios van a seguir poniendo la 1 todas las tardes sin darse cuenta que ya no los dirige la misma persona. Se piensa “¿Si ayer eran de fiar hoy no?”. Si esto no se sabe, entonces TVE si que va a vivir bien de la herencia en credibilidad… Además no se tiene la misma afinidad con un presentador de telediario que con un locutor de radio, al menos en mi opinión, por eso que mientras en radio se buscará la voz de Juan Ramón Lucas, en TVE no vas a preocuparte de donde está ahora el presentador. Gracias por el comentario!

      Publicado por diegoblomkvist | 14 de julio de 2012, 18:29

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: El exilio de Ana Pastor | Pruebas de Micrófono - 28 de abril de 2013

  2. Pingback: El exilio de Ana Pastor | Sexta Columna - 6 de agosto de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: