//
estás leyendo...
Burri

#25S: preocupaciones, esperanzas y convicciones

Es lunes, 1 de octubre de 2012. Madrid amanece bajo el primer frente de lluvia del otoño. Como en el resto de España, millones de personas se han levantado a las siete de la mañana pero hoy no tienen en mente el trabajo. Se pegan a la televisión y al ordenador con la tostada en la mano. Durante la noche se ha filtrado el anuncio de una comparecencia a las 10 de la mañana del presidente del Gobierno en el que anunciará su dimisión junto a la de su Ejecutivo, y la convocatoria de elecciones generales inmediatas.

La semana que acabó ayer ha sido intensa, especial y ha puesto al país en el punto de mira de todo el mundo. El martes, día 25, una convocatoria para ocupar el Congreso atrajo a cientos de miles de personas, justo tres días después del anuncio de la intervención total del país debido a la imposibilidad de hacer frente a las emisiones del Tesoro en el mes de octubre. Sol, Alcalá, la Carrera de San Jerónimo, Neptuno y el Paseo del Prado se abarrotaron de gente hasta tal punto que la Policía tuvo que replegar el dispositivo de protección al entorno inmediato de las escaleras y la entrada lateral al Congreso. Muchos agentes, incluso de las UIP, se unieron a los cánticos y a la indignación que rezumaba las calles de Madrid. Mientras, prácticamente ninguna cadena de televisión ni ningún diario digital informaba de la situación, pero Internet multiplicó las protestas por otras ciudades frente a los Parlamentos Autonómicos y Diputaciones Provinciales.

La noche del 25 al 26 se estableció espontáneamente una acampada que ocupaba todo el tramo final de la Carrera de San Jerónimo, la plaza de Neptuno, y los jardines del Museo del Prado. Una asamblea multitudinaria consensuó los aspectos ya conocidos de la petición ciudadana unánime: dimisión y convocatoria de elecciones. Quedaba bajo el disenso habitual la constitución en plataforma política para las elecciones que vinieran y otros aspectos, fundamentalmente de política económica. Sin embargo, las advertencias de instituciones internacionales no democráticas sobre el pueblo español alentaban la protesta, así como las declaraciones desafortunadas de muchos dirigentes políticos del país.

Hubo numerosos enfrentamientos con la policía durante el acceso de los diputados a la sesión de control del miércoles, hasta que alguien propuso hacer carteles con las dietas que cobraba cada diputado que viviera en Madrid. La imagen de niños, adultos y ancianos mostrando carteles con las cantidades percibidas por alojamiento por aquellos que viven en Madrid dio la vuelta a España y al mundo, y se sumaron muchos más ciudadanos a la acampada. Ahora ya eran miles, familias enteras, funcionarios, jubilados (la intervención obligó a concretar el recorte en pensiones). El jueves y el viernes los rumores de salida del euro de los países mediterráneos junto a la filtración por micrófono abierto de uno de los comisarios de la UE de que la sustitución de Rajoy por un tecnócrata era inminente aumentaron la indignación y la heterogeneidad de los presentes. Todo indicaba que se esperaba al cierre de los mercados del viernes por la tarde para anunciar la auténtica catástrofe que se nos avecinaba, ya fuera vía tecnocracia, vía default total de la deuda mediterránea o vía destrucción desordenada del euro. La acampada perdió algo de fuelle durante el fin de semana porque aumentó el miedo a un corralito, y el suministro de víveres fue desesperado. Sin embargo en la noche previa a este lunes 1 de octubre, un grito a la 1 de la mañana (justo después de las risas por la portada de Marhuenda) recordaba vagamente a Tahrir en aquella caída de Mubarak y anunciaba que era prácticamente seguro que el Gobierno anunciara su dimisión en bloque a la mañana siguiente.

¿Ciencia ficción? Que le pregunten a los islandeses qué hicieron para que su Gobierno dimitiera en los días finales de enero de 2009. Basto con que un cantante famoso en los 70, Hörður Torfason, se plantara frente al Parlamento tres meses antes con un micrófono abierto para que más gente se uniera a las protestas que tenían lugar todos los sábados.

El 20 de enero de 2009, coincidiendo con la vuelta al Parlamento del Primer Ministro tras las Navidades, la desesperación de los islandeses rebasó los límites de la manifestación puramente pacífica. Fue el momento de la “Kitchenware Revolution”, bautizada así por el uso de instrumentos de cocina que hicieron el ruido suficiente como para entorpecer la sesión dentro del Parlamento. Como ejemplo, un vídeo de @aldakalda mostrando la cacerolada en Reykjavik.

Dieron la vuelta al mundo las imágenes de la gente tirando bolas de nieve o huevos a los parlamentarios o las ventanas rotas del edificio parlamentario, ya el 21 de enero. Los enfrentamientos con la policía se endurecieron, llegando al uso de gas lacrimógeno. Sin embargo, el 23 de enero los manifestantes consiguieron una de sus peticiones: la convocatoria de elecciones anticipadas. Y el 26 de enero el Primer Ministro anunció su dimisión inmediata.

Instantánea de una de las largas noches de enero de 2009.

Pero es que no sólo se celebraron elecciones inmediatas, sino que los manifestantes lograron nada más y nada menos que se abriera un proceso constituyente asambleario para redactar una nueva Constitución entre los ciudadanos que permitiera acabar con los excesos bancarios que llevaron al país a la bancarrota. En un pabellón deportivo se reunieron 1500 personas: 1200 islandeses elegidos al azar de entre 18 y 88 años y 300 representantes de compañías, agentes sociales y Gobierno. Tras dos años de proceso constituyente, y después de la aprobación de la Constitución por parte del Parlamento salido de aquellas elecciones anticipadas, un referéndum a celebrar este 20 de octubre terminará con el proceso.

Momento de la peculiar Asamblea Constituyente Ciudadana islandesa

Como se ve en el caso islandés, la reacción popular canalizada y con objetivos sí puede variar el curso de la historia. Reconociendo las amplias diferencias entre la economía islandesa y la española, hay que recordar que Islandia tiene previsto crecer este año un 2,4%. Ha sobrevivido a un rechazo ciudadano del pago de la deuda bancaria, ha sobrevivido a un cierre temporal del acceso a los mercados financieros, y todo ello sin sacrificar su Estado del Bienestar. Un faro del norte que nos recuerda que esta crisis comenzó en el sistema financiero y no en la deuda pública.

Podríamos jugar a las diferencias, como si se tratara de dos imágenes, entre el #25S y el proceso islandés. De ahí extraeremos en claro las dudas que nos recorren a la hora de actuar de modo contundente. Hemos hecho ya el tramo de concienciación y de recuperación de la calle: equiparemos el otoño islandés de 2008 al año y pico que el Movimiento 15M lleva en funcionamiento. No nos dejemos confundir por el tiempo: recordemos que Islandia es un país pequeño y muy centralizado en Reykjavik, a diferencia de España. Hasta la aparición de algunos métodos de desobediencia civil que requieren continuidad, como el Stop Desahucios, ha sido complicado mantener viva la llama del movimiento tras la acampada tanto fuera de Madrid como fuera de las grandes convocatorias del #15O o del aniversario en mayo de 2012.

Protestas en Reykjavik

Pero estamos en ese punto en el que un islandés veía a su país el 20 de enero de 2009. Esquilmado por el agujero dejado por su sistema bancario, afrontando por y para ello algunos recortes (más que suaves comparados con los que ya hemos vivido en España) y con un ambiente de desesperanza y de lógica indignación que traspasa fronteras ideológicas. La convocatoria del 25 de septiembre viene a ser esa bola de nieve arrojada contra el Primer Ministro islandés el 21 de enero. Los motivos que reúnen a personas para estas acciones llevan siendo motivo de exposición durante año y medio en este mismo blog y en otros cientos de lugares virtuales y reales. ¿Pero qué problemas tiene esta convocatoria?

  1. No se proponen alternativas reales ligadas al #25S. No se habla de qué viene después. ¿Pedimos elecciones anticipadas, con la ley electoral que fue una de las mechas para las plazas en mayo de 2011? ¿Tenemos una plataforma electoral que presentar a esas elecciones? No. Fijémonos de nuevo en Islandia. Ellos no tenían el acuciante problema de la ley electoral, que en España se carga a las iniciativas políticas que surjan al margen de las tradicionales debido a la compartimentación del voto por circunscripciones y al uso de la ley d’Hondt. Pero es más, ¿qué tipo de plataforma electoral? Es una de las desventajas de la heterogeneidad necesaria para una acción importante.

    Ejemplo de heterogeneidad: Enrique de Diego (Regeneración, referente de la derecha desencantada) y 15MValladolid.

    Mientras que aquí se habla en vídeos de incluso una renta básica de 2.000€ , en Islandia la crítica era centralizada en el inminente rescate a la banca y las intenciones centralizadas en la regulación del sistema financiero islandés, lo que facilitó la constitución de una plataforma electoral: Citizens’ Movement, que consiguió un 7.2% de los votos en las elecciones anticipadas de 2010. ¿Sólo un 7.2%? Hay una explicación, y entra fácilmente en el otro problema que hay para una Revolución similar a la española.

  2. El descrédito total del sistema político actual. “Todos son iguales” es la consigna más oída en la calle si preguntas por los políticos. La opinión se extiende especialmente entre la derecha desencantada, clave –sea molesto o no- para una movilización generalizada con la trascendencia que pretende el #25S. En Islandia, se votó masivamente a la oposición socialdemocráta y verde porque estaba claro que ellos no tenían responsabilidad en lo que había pasado (permitir a los bancos acumular demasiada deuda en el exterior). Por tanto, esa oposición de izquierdas mantenía una credibilidad suficiente como para acaparar el voto del cambio, lo que explica el resultado modesto de la plataforma política de los manifestantes. En España, tenemos Autonomías gobernadas por todos los colores, tenemos consejeros en cajas de ahorros vestidos de todos los colores, y eso hace más compleja la alternativa.
  3. La dependencia de organismos internacionales. En España dependemos especialmente de la Unión Europea. Cualquier alternativa se verá sometida a ella a no ser que busquemos un escenario de ruptura total. Hay que recordar que este punto fue el que privó a Syriza de aportar ideas nuevas a Grecia que facilitaran la salida de la recesión. Es lo negativo de ceder soberanía a instituciones no democráticas. Sí, amigos, no tenemos libertad propia de decidir nuestras políticas; y no, amigos, no podemos influir en lo que nos permita Europa o el FMI porque son organismos o bien muy alejados de lo que entendemos como democracia en cada uno de nuestros países (UE) o simplemente no elegidos democráticamente (FMI). Así es la dictadura de los mercados, y así de voraz es nuestro enemigo.

Estos tres puntos, especialmente los dos primeros, nos llevan a una situación frente al #25S que desgraciadamente se acerca más a la aparición de los fascismos del siglo XX que a esos fríos días de enero en Islandia. Personalmente, temo por la aparición mágica de líderes populistas que prometan una alternativa y que sean capaces de alcanzar mayoría tras unas hipotéticas elecciones anticipadas con la sola promesa de esquilmar a esa “casta política” tan mencionada en lugares tan dispares como Intereconomía o algunas asambleas del 15M. No hace falta irse a la Alemania de entreguerras, basta con ver la decepción de los jóvenes y no tan jóvenes de Tahrir ante la victoria de los Hermanos Musulmanes. Pero también, personalmente, tengo la profunda esperanza de que seamos capaces de hacer esto (para lo que es fundamental presentar ya una alternativa concreta pero inclusiva y a la que se llega mediante métodos asamblearios, ya sea como programa de objetivos o más allá, como plataforma electoral) fijándonos constantemente en el espejo islandés. Consigamos juntos no sólo la dimisión de este Gobierno sin rumbo, sino que tampoco nos tengamos que lamentar por males que nos puedan llegar a parecer menores como tecnocracias, populismos fascistas o decepciones electorales.

De nosotros siempre ha dependido que las esperanzas se conviertan en convicciones y que de los problemas salgan soluciones. De nuevo se hace necesaria la Declaración de los Derechos Humanos de 1793:

Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurreción es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes.

@burriplace

[Información añadida el 21 de agosto de 2012]

Artículo con entrevista a convocante #25S por Juan Luis Sánchez (@juanlusanchez) en eldiario.es: http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/08/20/hablan-los-convocantes-del-25s-no-somos-la-ultraderecha-ni-queremos-asaltar-el-congreso/

Lista de posicionamientos de colectivos 15M realizada por @AsambleaAustria en http://austrias.tomalosbarrios.net/3239

Propuesta de consenso mayor lanzada por @15MLinareshttp://15mlinares.blogspot.com.es/2012/08/propuesta-en-apoyo-al-25s.html

Blog de Coordinadora 25S, surgida tras la apertura de los convocantes a otros colectivos. Están las actas de las reuniones preparativas: http://coordinadora25s.wordpress.com/

Anuncios

Acerca de Burri

Estudiante de Ingeniería de Caminos para dedicarme algún día a la movilidad y planificación urbana. Mientras, involucrado en intentar contar y cambiar las cosas. El bien común, la democracia abierta y la educación crítica vencerán pronto.

Comentarios

6 comentarios en “#25S: preocupaciones, esperanzas y convicciones

  1. Very good article. I am dealing with many of these issues as well.

    .

    Publicado por best iphone 5 cases | 30 de abril de 2013, 21:40
  2. Wow, that’s what I was searching for, what a stuff! present here at this web site, thanks admin of this website.

    Publicado por Jacelyn | 30 de abril de 2013, 02:19
  3. Pretty! This has been an incredibly wonderful post. Many thanks for providing this
    information.

    Publicado por Sheri | 29 de abril de 2013, 13:06
  4. Aporto esta entrevista a convocantes del #25S del conocido periodista Juan Luis Sánchez: http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/08/20/hablan-los-convocantes-del-25s-no-somos-la-ultraderecha-ni-queremos-asaltar-el-congreso/

    Por si te interesa añadirla a la entrada o algo Burri

    Publicado por andrewblasco | 21 de agosto de 2012, 00:00

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Partido X: preocupaciones, esperanzas y convicciones « Sexta Columna - 9 de enero de 2013

  2. Pingback: ¿Qué es el #25S? | Sexta Columna - 29 de agosto de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: