//
estás leyendo...
Burri

La Academia de Caballería: de octógono a eje

Valladolid es una ciudad marcadamente longitudinal, con dos ejes norte-sur que son referencia para su desarrollo urbanístico: el río y la vía. Ambas estructuras han sido objeto de planes para ponerlas en valor y mitigar su efecto barrera. Nos referimos a la recuperación de las riberas del Pisuerga, que incluye útiles infraestructuras como la pasarela del Museo de la Ciencia (conectando Parquesol y el Paseo Zorrilla) y fracasos sonoros como el barco Leyenda del Pisuerga, y al soterramiento, ya tratado en toda su extensión en un artículo anterior. Las dos grandes arterias de la ciudad para el tráfico rodado, la Avenida de Salamanca y el Paseo Zorrilla, son consecuencia más o menos directa de la presencia de estas dos barreras previas al desarrollo masivo de la urbe.

Sin embargo, la ciudad también tiene cierta dimensión oeste-este. La primera consideración acerca de ello fue la búsqueda del eje entre la estación de tren y el aeropuerto, ante el fantasma de la creación de un flujo de viajeros madrileños hacia Villanubla en búsqueda de vuelos baratos y a través de la recién estrenada línea de alta velocidad bajo Guadarrama. Esto motivó la construcción del túnel de la Avenida de Salamanca en el cruce con Padre José Acosta, inicialmente pensado para dar continuidad a esta calle hacia el río (Sánchez Arjona-García Morato) sin semáforos, pero que por problemas de colectores tuvo que ser girado 90º de modo que finalmente enterrara la propia avenida de Salamanca bajo este cruce. Involuntariamente se vuelve a potenciar de esta forma la dirección norte-sur frente a la oeste-este.El eje

Por supuesto, si ya ha sido excepcional la búsqueda de ejes para el tráfico rodado, inexistente ha sido el planteamiento de corredores peatonales o ciclistas en la dirección oeste-este, más allá de la creación de pasarelas y de la inclusión de carril-bici en algunos puentes (si es que se pueden llamar así a las baldosas de García Morato).

Hay tres puntos en los que río y Paseo Zorrilla están separados por sólo una propiedad. El primero está en la Rubia (1), frente a la glorieta con el monumento al cine, en el nacimiento del Camino Viejo de Simancas. Este punto ya ha sido “exprimido” mediante la creación de la pasarela Gómez del Bosque como parte de la rehabilitación de las riberas. El segundo es la plaza Juan de Austria (2) y el Corte Inglés, también tratado con una pasarela (museo de la Ciencia) y que estaba resuelto mediante las zonas deportivas detrás del Corte Inglés y el difunto Parque de Aventuras. Y el tercero es… la Academia de Caballería (3). En una situación auténticamente privilegiada, frente al inicio del propio Paseo Zorrilla, en la plaza del mismo nombre.

De octógono a rectángulo

Plano del edificio octogonal anterior.

Plano del edificio octogonal anterior.

Este espacio se conocía hasta mediados del siglo XIX como “Campo de la Feria”, hasta que en 1847 se edificó lo que se dió en llamar “el Octógono” por su particular planta. Este edificio estaba destinado a cárcel, sin embargo, acogió la Academia de Caballería en 1852. Fue destruido por un incendio en 1915 y sustituido por el edificio actual en 1924. Es bastante peculiar, por el uso de arenisca salmantina (de los pocos edificios en Valladolid que la emplean) y por sus líneas regionalistas e historicistas.

Actualmente, alberga el Museo de la Academia de Caballería, bastante desconocido en la ciudad, con piezas tan curiosas como parte del avión con el que se estrelló el General Mola en la Guerra Civil, una Biblioteca dedicada a la Historia Militar, con un convenio firmado con la UVa; instalaciones para la formación militar en distintos cursos (tanto oficiales como suboficiales, y cursos de perfeccionamiento). Incluye todos los equipamientos de una residencia de estudiantes.

Se han barajado varios destinos para la Academia, sobretodo para el edificio. Esto ha generado conflicto con Defensa y con la parte más “militarista” del poder local que prefiere dejar estas cosas como están, en la acepción más contundente del término conservador. Y sin embargo, nada se sabe de algo que incluye lo que vamos a proponer aquí, y que ya se tuvo en consideración por parte del Ayuntamiento, prolongar la Plaza Zorrilla por el espacio lateral de la Academia que actualmente sirve como aparcamiento. Una noticia del Norte de Castilla de 2006 (ups, preelectoral) afirmaba que el Instituto de Vivienda de las Fuerzas Armadas (semejantes organismos tiene nuestro Estado) había llegado a un acuerdo con el consistorio para urbanizar ese espacio de “446 metros cuadrados”. Como se puede comprobar, humo.

Las otras dos grandes ideas ya involucran al edificio. La primera es el Parador de Turismo que Valladolid nunca ha tenido y sí Tordesillas, aunque con sus particulares problemas. La mala situación de esta empresa pública no invita a pensar que sea una solución inminente.

La segunda es el Palacio de Congresos, el proyecto estrella de la candidatura socialista a las municipales de 2011. Sin embargo, León de la Riva lo quería en la Feria de Muestras. Al final el incipiente tsunami azul que se llevó al PSOE de la Moncloa hizo incrementar la mayoría del alcalde y como si no hubiera pasado nada. Concretamente, se incluían las dos cosas, Parador y Palacio (realmente hay espacio) con infografías de estas preciosas que enmarca el Norte y que van de la imprenta al cajón de los recuerdos:

caballeria3

Quizá lo que falta (momento político aparte) sea precisamente no hablar de este espacio como algo aislado, no como rectángulo, sino como parte de algo que puede ser más grande dentro de Valladolid.

De rectángulo a eje

La idea que exponemos es la colmatación de un triple corredor (verde, peatonal y ciclista) oeste-este usando parte de la gran parcela de la Academia de Caballería. No es creación sino colmatación: a un lado está la acera de Recoletos uniendo la estación de tren y la Plaza Zorrilla, y al otro lado el puente del Cubo, la plaza del Milenio y los equipamientos de Huerta del Rey (universitarios, deportivos…). La unión más evidente es la del color verde: las riberas del Pisuerga con el Campo Grande. ¿Se desaprovecharía la oportunidad de unir el Retiro con Madrid Río, o el Hudson con Central Park? Estamos a unos metros y a no mucho dinero de conseguirlo. Simplemente supone:

1. Adquirir el solar tras el edificio de viviendas de la calle María de Molina con Doctrinos. Como se puede apreciar en Google Maps se emplea como garaje para estas viviendas. Este era el alcance del proyecto supuestamente suscrito por el Ayuntamiento con el ministerio de Defensa en 2006.

2. Trasladar la cerca de la Academia unos metros (sobra con 5) para ensanchar la calle Doctrinos.

3. Urbanizar la franja resultante (acera en naranja, carril bici bidireccional en verde oscuro y unos metros de césped con arbolado).

caballeriafinalerrimo

Un antes y un después en boceto

Los beneficios fundamentales serían:

1. Apertura de la Plaza Zorrilla hacia Huerta del Rey, neutralizando definitivamente la barrera psicológica del río, completando la labor que inició la cúpula del Milenio y la remodelación del puente. Es decir, crear el eje.

2. Instalación de una marquesina en la parada del 1 de María de Molina, mucho más usada que decenas de paradas que ya cuentan con ella.

3. Nuevo acceso ciclista al centro, dando continuidad al carril bici que parte de la Avenida de Salamanca y muere en la plaza del Milenio.

4. Revitalización de la calle Doctrinos, que se percibe actualmente como lugar de paso, esencialmente de automóviles.

5. Compatibilidad con el uso actual como Academia y con los posibles usos futuros planteados hasta la fecha.

Gracias a la Acera de Recoletos, las implicaciones de esta obra se multiplican con la solución que finalmente se de a la franja ferroviaria, la otra gran barrera de la ciudad. Al fin y al cabo, ese lado de esta calle ya se unió a la vía, al derribar la “Fábrica de Gas” en 1999 (ahora manzana de viviendas y jardines frente la estación del Norte). Unirla ahora al río ni siquiera requiere de un derribo semejante.

En resumen, se trata de una intervención urbanística sencilla, barata, útil y con mucho valor añadido. Desde luego, a proyectos tan “fundamentales” como la policía montada a caballo, el ascensor a la catedral, el campo de golf municipal o los talleres del Pinar no creo que les importará esperar un ejercicio presupuestario más para hacer algo tan “irrelevante” como esto.

Para saber más…

  1. Interesante artículo técnico sobre la ejecución de la pasarela Gómez del Bosque (La Rubia).
  2. Interior de la Academia de Caballería (reportaje fotográfico)
  3. Historia de la Plaza Zorrilla.
Anuncios

Acerca de Burri

Estudiante de Ingeniería de Caminos para dedicarme algún día a la movilidad y planificación urbana. Mientras, involucrado en intentar contar y cambiar las cosas. El bien común, la democracia abierta y la educación crítica vencerán pronto.

Comentarios

Un comentario en “La Academia de Caballería: de octógono a eje

  1. Coloring books are generally employed by children, though
    coloring books for adults are also available.
    Regardless of whether it’s workplace politics deciding who gets that increase you are
    hoping for metropolis politics determining where by you are entitled to park downtown county politics dictating your quarterly property tax and even nationwide politics determining how your colleges are funded, politics plays an
    important part with your everyday life. Keep the eyes and ears open
    for almost any new site polices regarding this issue.

    Publicado por webpage | 10 de febrero de 2014, 07:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: